Desde que el Mercado de San Miguel reabriese sus puertas, se ha convertido en punto de encuentro obligatorio para disfrutar del tradicional aperitivo madrileño.

En pleno centro histórico del Madrid más castizo, se encuentra este histórico edificio que alberga las delicatessens y las innovaciones culinarias más sofisticadas de nuestro país.

Al entrar por la puerta, puedes admirar como cientos de personas se aglomeran en las barras que se extienden en su interior. Y es que, además de poder saborear los productos más frescos de la temporada, el Mercado de San Miguel destaca por su ambiente. Sin duda, es uno de los lugares más de moda de Madrid, donde cientos de jóvenes y gente de lo más variopinta se reúnen para disfrutar de las típicas cañas, acompañadas de exquisitas tapas. La gran variedad de productos hace difícil la elección. Desde una copa de champagne con ostras para los más glamurosos, al clásico pincho de tortilla de patata acompañado de un vermouth o lo último en cocina creativa.

Debido a su gran éxito, el mercado abre todos los días de diez de la mañana a doce de la noche, exceptuando fines de semana y jueves, cuando abre hasta las dos de la madrugada. Es así el sitio perfecto para calentar motores y empezar con energía la noche madrileña. Aunque sin duda, el mejor momento para acudir a este magnífico mercado es el fin de semana, justo antes de comer. Quizá sea difícil encontrar un hueco en la barra para dejar tu caña, pero la diversión está garantizada, porque su originalidad atrae a miles de turistas que quieren probar la diversidad de la comida española, transformando el mercado en uno de los lugares más cosmopolitas de Madrid.

El Mercado de San Miguel es una de las visitas obligadas para todo aquel que quiera conocer la cultura más auténtica de la ciudad, donde se mezcla la tradición con el ambiente más cool, la otra es el Mercado de San Antón, en el barrio de Chueca.

El ambiente del Mercado de San Antón es similar al del Mercado de San Miguel, con la excepción de que este primero es menos turístico y no tan enfocado a la degustación y al tapeo, sino a la compra de productos gourmet y de primera calidad. En el de San Antón tenemos de todo: frutería, pescadería, carnicería…, vamos, lo que cabe esperar de un mercado de abastos tradicional, y junto a estos típicos establecimientos –de excelente género todos ellos- pequeños comercios novedosos que nos ofrecen productos de lo más variopinto, desde sushi a elaboradas tartas. Y lo mejor de todo es que este mercado cuenta en su planta superior con una terracita maravillosa donde disfrutar del precioso atardecer veraniego de Madrid mientras degustamos un menú al módico precio de 12 euros.

Y otra ventaja, este mercado cuenta con plazas de aparcamiento robotizadas y agenda cultural gracias a la programación de la sala de exposiciones ‘Trapezio’, que forma parte del propio recinto comercial.

Fuentes imágenes:

http://www.mercadodesanmiguel.es/
http://www.mercadosananton.com/
Written by MadridFansBlog
Deja un comentario