Comedor amueblado y cocina equipada de piso en alquiler en Madrid

A todos nos gusta llegar a casa y sentirnos a gusto y, aunque es una sensación que depende de muchos factores, está relacionada con vivir en un entorno agradable, en el que no pases frío ni calor, la cama no tenga cien años, el sofá no te engulla, y el frigorífico, además de ocupar, cumpla su función.

En definitiva, cuando uno se plantea el alquiler un piso amueblado en una ciudad como Madrid, donde la expectativa en sus múltiples barrios es inmensa, es inevitable imaginar una casa repleta de trastos viejos.

Sin embargo, la oferta ha ido evolucionando y también la demanda. El inquilino se ha vuelto más exigente y también el arrendador es más consciente de que es importante ofrecer un estándar mínimo de confort y estética cuando se ofrece un piso amueblado.

¿Es realmente mucho más caro alquilar amueblado?

Un estudio elaborado por idealista.com en el año 2018 revelaba que, a diferencia de otras capitales de provincia, en Madrid, existe tan solo una diferencia de en torno a un 9% entre ambos tipos de alquiler. Es decir, si tomamos como ejemplo un piso de 1.000 euros mensuales, en Madrid pagarías de promedio unos 1.090 euros por este mismo piso amueblado, esto es, unos 90 euros más al mes.

Por supuesto, esta es tan solo una aproximación, va a depender del barrio y de las características del amueblamiento, pero ten en cuenta que, de entrada, esta proporción alcanza diferenciales de más de un 30% en ciudades como Barcelona o San Sebastián.

En cualquier caso, está clara la ventaja de alquilar un piso amueblado en Madrid en determinadas situaciones como un alquiler por períodos cortos de tiempo o cuando se trata de un traslado temporal, pero veamos algunos otros beneficios en los que quizá no has pensado todavía.

5 ventajas de alquilar un piso amueblado en Madrid

  1. AHORRO. De entrada, nos evitamos una costosa mudanza y, está claro, también la inversión inicial en muebles y electrodomésticos. Si tenemos en cuenta que amueblar completamente una vivienda puede tener un coste aproximado de entre 3.000 o 4.000 euros, según el tamaño, piensa que con un piso amueblado te olvidas de un gran desembolso inicial,que se suma a los costes propios del alquiler, como son la fianza, el depósito, etc.
  2. ADAPTACIÓN. Es una opción ideal para jóvenes que se independizan o que, incluso pasados los años, prefieren compartir piso con amigos. También como primera vivienda de una pareja, o para profesionales trasladados por la empresa, estudiantes, incluso para cubrir circunstancias especiales: obras, separaciones, etc.
  3. FLEXIBILIDAD. Vivir en un piso amueblado te aporta la flexibilidad de poder comenzar tu vida en otro lugar sin tener que resolver grandes cosas. Es, digamos, viajar ligero de equipaje. En este sentido, los pisos amueblados «prémium de verdad» son aquellos que ofrecen, además, un alquiler flexible, por semanas, meses o de larga duración, a elegir. Poder combinar piso amueblado + alquiler flexible es el no va más.
  4. ESTILO. Si tu fuerte no es la decoración o no tienes tiempo, ganas, energía… Un piso amueblado te ofrece la posibilidad de vivir en un entorno cuidado, en el que quizá aprecies aspectos decorativos, soluciones constructivas o de equipamiento que nunca hubieran estado a tu alcance o en las que, sin más, nunca hubieras pensado.
  5. URGENCIA. A veces, lo que necesitas es poder entrar a vivir en el momento. Una vivienda amueblada en condiciones va a contar con todo lo necesario para que puedas comenzar una nueva etapa de forma rápida y directa, sin preocuparte de compras, mudanzas o decoraciones.
Dormitorio de matrimonio amueblado de un piso en alquiler en Madrid

Puntos fuertes de los edificios dedicados al alquiler residencial

En definitiva, cuando uno opta por pisos de alquiler en Madrid amueblados, lo ideal es poder combinar todos (o la mayoría) de estos factores. Es decir, ¿por qué renunciar a ventajas importantes si realmente existe la posibilidad de contar con ellas? Que haya ahorro, que haya flexibilidad y que el inmueble cubra nuestras expectativas.

En este sentido, una gran opción son los edificios dedicados al alquiler por empresas propietarias, porque reúnen muchas ventajas claras:

  • Proceso ágil y profesional de contratación del alquiler, incluido en el precio: cuando se trata directamente con la propiedad y, además, esta es una empresa, es una gran ventaja contar con profesionales para la gestión del contrato, la puesta en marcha de la vivienda, etc. En este caso, no tienes que pagar comisión de agencia porque tratas con el propietario y el trato es directo y profesional.
  • Viviendas de alquiler flexible y con un estándar de calidad garantizado: es bastante habitual que en estos edificios puedas encontrar una gran flexibilidad en cuanto a periodos de alquiler y, en consecuencia, también que te ofrezcan viviendas completamente amuebladas y equipadas, en las que se mantendrá estable ese estándar de calidad.
  • Servicios de atención al inquilino y mantenimiento: es indudable la utilidad de contar con un servicio de atención y mantenimiento (a veces en el propio edificio). Es quizá una de las ventajas más claras respecto al alquiler con un particular.
  • Servicios extra: como colofón, en muchos de estos edificios puedes contratar servicios adicionales para complementar tu alquiler, como menaje, wifi, televisión, servicios de limpieza, aparcamiento, etc.

En definitiva, el alquiler de un piso amueblado en Madrid es una opción que te resultará interesante, lo mires como lo mires: flexibilidad, adaptación, ahorro y despreocupación son palabras que formarán parte de tu vida como inquilino.

¿Te apetece ver cómo están amueblamos los pisos que disfrutan nuestros inquilinos?

5/5 - (1 voto)
Escrito por Ana Calero
Licenciada en Ciencias Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid. Forma parte del equipo de Apartamentos Proinca y es una enamorada de Madrid

Comments are closed.