Tres fuentes coronadas por tres deidades, Cibeles, Neptuno y Apolo, dan forma al paseo ajardinado más importante de la capital, el Paseo del Prado.

La primera, La Cibeles, símbolo de la Tierra y la fecundidad, se ha convertido en emblema de los madrileños. Sentada sobre un carro tirado por cuatro leones, esta diosa parece vigilar toda la ciudad desde un lugar privilegiado, epicentro no solo urbanístico, sino social y cultural de la capital al que ha contribuido sobremanera la afición del Real Madrid C.F., que celebra allí sus victorias y grandes gestas.

Diseñada por Ventura Rodríguez (responsable también de Neptuno y Apolo) y colocada en 1782, La Cibeles marca el inicio del Paseo del Prado.

La segunda, Neptuno, se alza sobre la Plaza de Cánovas del Castillo, aunque no siempre ocupó ese lugar, pues su primer emplazamiento, en 1786, fue junto al Palacio de Buenavista, frente a la Diosa Cibeles. Y cómo esta, la Puerta de Alcalá u otros monumentos de la época, la fuente de Neptuno responde a un intento de Carlos III (en la segunda mitad del siglo XVIII) por hacer de la villa una ciudad moderna y majestuosa que nada tuviera que envidiar a las grandes urbes europeas.

Neptuno, Dios de los Mares, se alza sobre una concha tirada por dos grandes caballos de mar, con una culebra enroscada en la mano derecha y un tridente en la izquierda.

Al igual que La Cibeles, Neptuno ha sido protagonista de los grandes acontecimientos de la ciudad: desde los bombardeos durante la Guerra Civil a las manifestaciones sindicales o a favor de la paz, y cómo no, a las victorias del club de fútbol Atlético de Madrid, que acude a esta fuente a celebrar sus títulos.

Apolo domina el Paseo del Prado desde su epicentro desde 1803, sin embargo, su enclave, en una zona peatonal y entre los árboles (a diferencia de sus dos compañeras que se encuentran en una rotonda) hacen de esta fuente la menos conocida de las tres. Sin embargo, no tiene nada que envidiar en cuanto a estructura y belleza.

Cuenta con un cuerpo central, sobre el que se alza Apolo, con escalinata y con dos mascarones que arrojan agua sobre seis conchas, tres a cada lado, superpuestas y de diferentes dimensiones. Cuatro esculturas en el pedestal representan las cuatro estaciones, de ahí que a esta fuente se le conozca también como “fuente de las cuatro estaciones”.

Las tres fuentes, Cibeles, Neptuno y Apolo, representan una joya del neoclasicismo español que muy pocas veces los madrileños se paran a contemplar en su conjunto disfrutando aún más del fantástico Paseo del Prado.

Información patrocinada por Proinca apartamentos en alquiler en Madrid

Fuente Imagen:
http://madripedia.es/wiki/Archivo:Cibeles.jpg

Written by MadridFansBlog
Deja un comentario