Si quieres que no llueva el día más importante de tu vida, ¿a qué esperas? compra una docena de huevos y llévaselos a las clarisas del Monasterio de las hermanas de Constantinopla, en Madrid, que a pesar de sus reiteradas explicaciones de que ellas rezan por la felicidad del futuro matrimonio y no porque ese día luzca un sol radiante, cientos de madrileñas acuden en estas fechas a la tradicional cita con la esperanza de que ese día no caiga ni una gota del cielo.

Al parecer, santa Clara es la patrona de la paz en el matrimonio, no del buen tiempo, sin embargo, desde hace siglos se cultiva esta tradición que nadie sabe a ciencia cierta cómo surgió y que han hecho suyas las novias no solo de Madrid, sino de muchas otras regiones.

Por si acaso, porque no queremos arriesgar, coge tu docena de huevos y ve hasta el monasterio de clarisas franciscanas más cercano para encargar a las religiosas que el día de la boda luzca todo, hasta el sol.

Y dada la coyuntura, en un día despejado gracias a las clarisas, qué mejor que aprovechar esos rincones románticos de Madrid para inmortalizar el momento: imagínate posar en la terraza del Círculo de Bellas Artes a plena luz del día, al atardecer en el Templo de Debod o en el Jardín del Príncipe Anglona, junto a la plaza de la Paja, en un día de sol radiante…, todo un lujo.

¡Viva los novios y Viva Santa Clara y las clarisas!

Post patrocinado por Proinca apartamentos en alquiler en Madrid

Fuente imagen:
@aliceideas

Written by MadridFansBlog
Deja un comentario