Cuenta la leyenda que allá por el 852, el fundador de la ciudad de Madrid, Muhammad I, construyó una fortaleza para dominar todo cuanto su vista abarcaba alrededor de la ciudad y evitar las constantes tentativas de sus enemigos, los reyes cristianos, de conquistar Madrid (entonces denominada Mayrït), baluarte defensivo del reino de Toledo. La muralla del musulmán contaba con altos muros y la fama merecida de resultar inexpugnable. Al menos hasta 1085. Ese año, Alfonso VI de Castilla llegó con sus tropas frente a la muralla para iniciar un nuevo asedio que terminó con la toma de Madrid, sin embargo, quien se llevó la gloria en aquella jornada histórica fue un soldado, de corta edad, que trepó por la muralla sigilosamente y cambió la bandera mora por la cristiana en el torreón principal. Un soldado al que todos apodaron “el gato” por la agilidad y destreza que demostró en su escalada hacia lo más alto de la fortaleza. Y es desde ese día que a todos los madrileños se les llama “gatos”. MIAU !!!!!

Written by MadridFansBlog
Deja un comentario