Sí, es cierto, en Madrid no hay mar. Y esta cuestión geográfica, a la que el resto del año no damos importancia, se vuelve un drama cuando los termómetros se envalentonan y comienzan a pasar de los 28 ºC. Pero, ¡mantengamos la calma! La falta de salitre y olas no debe amargarnos, quedarse durante el verano en la ciudad puede ayudarnos a ver Madrid con otros ojos y a descubrir nuevas formas de disfrutar al máximo de la capital.

Una manera de aprovechar los largos días estivales es organizar una ruta de picnics por los parques más atractivos de la ciudad, eso sí, buscando la sombra. Las opciones son muchas ahora que Madrid intenta ser “más verde” que nunca, así que el verano pude convertirse en una ocasión perfecta para disfrutar de los espacios verdes urbanos, con apetecibles sombras de árboles bajo las que tumbarnos, y de una rica y fresca comida casera.

El parque más recurrente es el Retiro, que además del famoso estanque y el Palacio de Cristal, cuenta con varios kioscos en los que tomarse un café (con hielo, claro) tras la comida. Pero si buscáis algo menos transitado, el Parque de Tierno Galván (Metro: Méndez Álvaro, Autobús: 148) es la opción perfecta. Cuenta con un lago artificial, varias colinas, fuentes y, si tenéis suerte, hasta podéis ver algún conejo despistado. Además, si el calor aprieta, siempre podéis hacer una escapada al Planetario o el IMAX de la ciudad, que están al ladito y cuentan, claro está, con estupendo aire acondicionado.

Pero sin duda, el lugar de moda por excelencia este verano es Madrid Río, un parque culminado hace tan solo un año a orillas del Manzanares y que se ha convertido en uno de los grandes reclamos de la ciudad. No es para menos. Se trata de una auténtica vía verde, con 30 kilómetros de sendas ciclables, 33 pistas de patinaje, tres plataformas de eventos culturales y un larguísimo etcétera donde antes tan solo existía el tráfico rodado de la famosa M-30. Y lo mejor de todo es que a la altura de Arganzuela, cuenta con una playa urbana rodeada de árboles, vamos, todo un lujo.

Otro buen escenario para estos picnics veraniegos es el Parque Oeste, en la zona de Moncloa (metro Moncloa), o incluso la Casa de Campo (Metro Batán), aunque debéis alejaros de las zonas próximas al Parque de Atracciones, puesto que no están demasiado limpias. Y por supuesto, el jardín Botánico, una maravilla que encierra en su interior un agradable clima refrescante gracias a la vegetación que le da vida, y el parque de El Capricho. Este último es uno de los grandes desconocidos de la ciudad, se trata de un sorprendente recinto de los siglos XVIII y XIX que cuenta con una gruta, varios estanques y jardines, un laberinto, un palacio de baile, una pequeña plaza de toros y una isla artificial, entre otros muchos rincones sorprendentes, en la Alameda de Osuna (autobuses 101, 105 y 151).

Y si lo que quieres es alejarte de la ciudad unos cuantos kilómetros, nuestra recomendación es que te desplaces hasta la sierra de Madrid, donde encontrarás pantanos, embalses y piscinas naturales que no son exactamente la playa, pero dan mucho juego en verano. Las pozas de las Dehesas de Cercedilla, a 60 kilómetros de la capital, o las Presillas de Rascafría al paso del río Lozoya son dos buenas opciones para disfrutar del agua fresquita en un paraje natural excepcional.

Así que sólo es cuestión de elegir vuestro lugar favorito y disfrutar de los placeres del sol, la naturaleza y la comida en buena compañía ¡Ya no hay excusas para quedarse en casa quejándose del calor! El picnic será la disculpa perfecta para juntarse con otros amigos que también estén pasando el verano en Madrid y se hayan hartado de ver como las piedras se derriten.

Fuentes imágenes:
http://www.espormadrid.es/2011/05/funcionamiento-y-horario-de-la-playa.html
http://www.rascafria.eu/Las_Presillas.html
Written by MadridFansBlog
Deja un comentario